martes, 28 de abril de 2009

EL MAR

las olas del oceano que me empuja
vomitan agua, y espuma sobre la cubierta
las manos de casiopea arropan mi timon
el viento del norte empuja mi veleta .

la luna alumbra el camino
marca el rumbo sin saberlo
orion ilumina mi futuro
y lo siguo sin temerlo.

mi direcccion no es ninguna
mi futuro es incierto
me dejo guiar por neptuno
aunque me lleve al mismo infierno.

el mar es mi reyno
el mar es mi posesion
solo a mi me pertenece
es mi vicio, mi pasion.

el mar era mi vida
pena da ya, no pueder surcarlo
pero los dioses me quisieron bien
para que no pudiera olvidarlo.

por eso una fuerte ola
me llevo a lo mas profudo
me hundio sin remision
para unirme por fin a su mundo.

ahora la felicidad me invade
navego sin descansar
nuna me falta mi vida
nunca me falta mi mar.

5 comentarios:

  1. Precioso y profundo, como el mar, espero que no dejes de escribir nunca poemas tan bonitos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho el último verso, me recordó a un ser muy querido que sorevivió de una experiencia muy fuerte, sólo para regresar a su mar.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  3. Nano, pasate por mi blog que tienes un regalito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En mi blog aparece el tuyo actualizado con el capitulo XII, pero en tu blog no aparece la entrada, que ha pasado????
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Nano, recien llegué a este blog atraves de una seguidora del mio, me gustò mucho, sobre todo las poesias, los relatos estan muy bien tambien pero no son de la tematica que prefiero, de todos modos es nuy entretenido aqui en tu blog.
    Yo soy nuevito en esto de mostrarme en la red pero he visto que te gusta la pelicula kamchatka y pues, mi primera entrada en mi blog justamente cuenta un fragmento de mi vida en esas epocas, si quieres ver algo real de lo que sucedia en aquellos tiempos pues pasate por aqui:http://garabatosenelalma.blogspot.com/2009/04/una-historia-para-perdonar.html#links
    Nos estamos viendo.
    Bersil

    ResponderEliminar